WorkShop Vivenciales

Son workshops vivenciales indoor/outdoor con el objetivo:
Conseguir el refuerzo de la cultura corporativa, la cohesión de equipos, la integración de valores y una mejora de las relaciones interpersonales y la comunicación entre los equipos, alineados con el desarrollo estratégico de las compañías.

Generar emociones para fijar mensajes
Se trata de crear una actividad indoor/outdoor dirigida de duración de 4 / 8 horas.

Seikodo

Pocas imágenes son tan evocadoras y representan una idea-fuerza tan potentemente arraigada como la imagen del samurai

The Wall

Inspirada en la música y el videoclip de The Wall de Pink Floyd, es una actividad dinámica

Un puente Lejano

Esta sesión está basada en la actividad deportiva y de recreación bélica airsoft

Algunas características generales de los workshops vivenciales

En un entorno en constante cambio y marcado por la recesión económica no podemos obviar el impacto que esto tiene en cada uno de los profesionales de la compañía como personas y en las propias evoluciones en la gestión de la empresa. Ante esta situación es necesario renovar la ilusión, hacer cosas diferentes que incidan y den valor a las personas y a su desarrollo, que generen perspectivas motivadoras e ilusionantes.

La situación de cambio vividas nos ha conducido hacia un entorno de "hacer lo mismo con menos gente o con diferentes compañeros de viaje", mantener la eficacia en el nuevo entorno de trabajo con los mismos recursos; no obstante, el mercado que se nos abre ahora lo que exige es hacer cosas distintas y ser más eficientes “SER NOSOTROS MISMOS POR DIFERENCIA RESPECTO A LA COMPE TENCIA”.
El futuro en que nos va a tocar ser más eficientes, es un entorno VUCA, acrónimo de gran actualidad que surge de la unión de los adjetivos; Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity. Volatilidad, Incertidumbre, complejidad y ambigüedad.

El principal reto al que se enfrentara un profesional en un mundo VUCA es transformar en oportunidades las adversidades de un entorno en constante cambio. La cohesión, unos valores definidos y una cultura propia arriagada van a jugar un papel determinante a la hora de marcar la diferencia entre una organización y otra.

Para los profesionales de éxito es imprescindible una personalización de cualquier plan de desarrollo y formación y una adaptación permanente a sus requisitos, cuidando tanto la parte conceptual en su traslado directo al puesto de trabajo como la parte emocional vinculada a sus actitudes y a la interiorización de la cultura y valores de la organización.